_: Se me murió Buenos Aires :_

Mis queridos milongueros,

durante más de dos años este noctario ha permanecido en silencio. Tras estos dos años, el que suscribe esperó con cierta ansiedad la vuelta a Buenos Aires y a las milongas por las que tan bien pululó hace dos años.

Les seré sincero y directo: A mi parecer, el tango en Buenos Aires ha cambiado y ha dejado de ser lo que era. Voy a Canning y no lo reconozco, obvio que no por el lugar que no cambió ni en una silla, sino por la gente. Toca Color Tango, ¡genial! una de mis orquestas favoritas, vamos a Canning. No veo caras de milongueros viejos, ¿desaparecieron? Sale la orquesta a tocar y todos vamos a la pista, ché, qué inútil intento de hacer que la gente baile en pequeñito. Empujón, empujón, patada... me voy a una esquinita. La agarro y la exploto cual tesoro hasta que los ojos del pibe de atrás se le saltan de las órbitas porque no me muevo del lugar. Siempre ha habido parejas que usaban el espacio de tres en una milonga, siempre eran turistas; ahora lo malo es que los locales también lo hacen. Cuando ya estás caliente y a gusto (la orquesta lleva 5 tangos) dicen que ya van por el último, ¿cómo? será esto aquello de un "coitus interruptus".

Toca el cuarteto de Esteban Morgado en la Viruta, allá que vamos. Los argentinos, en su línea, dejan entrar a una marabunta de gente en un lugar con una aforo mucho más limitado. No hay sitio material para moverse. El concierto se graba porque Morgado prepara un disco nuevo con DVD. Increíble, pero un piojo en costura tiene más sitio. Hora y media de concierto y me duele el cuello, una rodilla y el otro pie de la postura que tenía en el suelo; me quiero ir.

Villa Malcolm los viernes con el TangoCool del pelado era un pequeño oasis de gente joven que bailaba muy bien y se permitía flexibilidad con las reglas clásicas de las milongas. - El nivel se fué a la miérda; la flexibilidad sigue existiendo y puedes ver muy buenas exhibiciones pero hay ya demasiada super star en el piso de baile. Y esa sensación no la guardo sólo de Malcolm. Las parejas de buenos bailarines han proliferado tanto que ahora revosan por todos los lugares. Ya no sabes quién es quién, si es bueno, malo o regular. ¿Todos viven de ésto? Se me antoja complicado. Llegará el momento en el que la selección natural haga su criba y sólo sobrevivan los más adaptados. Aunque ese día está lejos porque cada vez hay más tango-turistas a los que engañan diciendo que reciben clase de una super pareja de bailarines "nativos" .. já !

Creo que Europa ya no tiene nada que envidiar a las milongas porteñas, no sólo nada que envidiar, sino que ya puede comenzar a enseñar cosas. El tango ya es una filosofía que transcendió las fronteras y se encuentra integrado en muchos otros lugares a parte del gran Buenos Aires. El bautismo porteño ya no es necesario.

A modo de detalle económico: no sé como comenzó el desplome del corralito pero creo que la economía argentina no va por la senda correcta. En dos años los precios han subido un 15% y el peso se ha depreciado en torno a un 25%. Hmmmmmm, muchos más pobres, menos ricos mucho más ricos. Explota, explotame, explot....

No me quiero despedir de mala onda. Quiero dejarles una buena apuesta para el futuro: Orquesta Sexteto Milonguero -EXCEPCIONALES-. Y algo que me sorprendió ver aunque confirma todo lo anterior. Antes el sevicio de tango taxi o tango boy era algo oscuro que sabías que existía pero no acababas de ver. Siempre se dejaban ver señoras entradas en edad con caballeros muy bien producidos que las bailaban durante un tiempo sospechosamente largo. Bueno, la cosa ya es de dominio público, tanto en Tangauta, como en La Milonga se pueden encontrar anuncios de servicios similares. Eso sí, tienen un aire oscuro, normalmente en inglés y como si no quisieran estar ahí.

Mi Buenos Aires querido, cuando yo te vuelva a ver....

- Ché, se me murió Buenos Aires.

Abrazo para ellos, besos para ellas.